Todos somos iguales, no en el físico sino en la palabra y los derechos



Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *